You are currently browsing the tag archive for the ‘Arte’ tag.

Hay pendiente un post de música ya que hace mucho que no tratamos algunas de las novedades en este campo porque sucede que hay frentes un poco más agitados. Sin embargo se adelanta a éste la necesidad de marcar un suceso en la memoria. Hoy debemos sumarnos al recuerdo de Mario Benedetti:

Mario Benedetti es un poeta de voz aterciopelada, de acento dulce y sonoro que contaba relatos y reflexiones alrededor del amor y el compromiso. Joan Manuel Serrat, Daniel Viglietti, Pedro Guerra, Rosa León, Juan Diego o Nacha Guevara son algunos de los cantautores que han puesto música a los versos de Benedetti. Su poesía y sus relatos traspasaron fronteras, y en castellano son más que letras y notas, son creación inspiradora.

Este uruguayo que frecuentaba España, era escritor, artista creador de poemas y prosa. Cronista de sentimientos, narraba con sencillez el camino a la utopía a través de la reflexión. Fue autor de más de ochenta libros de poesía, novelas, cuentos y ensayos, así como de guiones de cine. Es y será, además, un inspirador de las juventudes por la autenticidad vital de su obra.

Su último poemario es “Testigo de uno mismo” cuando ya luchaba con la soledad y la enfermedad aunque la lucha siempre fue parte de su vida. La poesía, decía Benedetti, es «un altillo de almas», un «tragaluz para la utopía» y «un drenaje de la vida/ que enseña a no temer a la muerte». Hoy, día que hemos conocido su muerte recordamos su obra, un incansable canto a la vida. Hoy además, podemos definirlo como un día de “primavera con una esquina rota”


Anexo en su memoria: “Por qué cantamos”


Si cada hora viene con su muerte


si el tiempo es una cueva de ladrones

los aires ya no son los buenos aires

la vida es nada más que un blanco móvil

usted preguntará por qué cantamos

si nuestros bravos quedan sin abrazo

la patria se nos muere de tristeza

y el corazón del hombre se hace añicos

antes aún que explote la vergüenza

usted preguntará por qué cantamos

si estamos lejos como un horizonte

si allá quedaron árboles y cielo

si cada noche es siempre alguna ausencia

y cada despertar un desencuentro

usted preguntará por que cantamos

cantamos porque el río está sonando

y cuando suena el río / suena el río

cantamos porque el cruel no tiene nombre

y en cambio tiene nombre su destino

cantamos por el niño y porque todo

y porque algún futuro y porque el pueblo

cantamos porque los sobrevivientes

y nuestros muertos quieren que cantemos

cantamos porque el grito no es bastante

y no es bastante el llanto ni la bronca

cantamos porque creemos en la gente

y porque venceremos la derrota

cantamos porque el sol nos reconoce

y porque el campo huele a primavera

y porque en este tallo en aquel fruto

cada pregunta tiene su respuesta

cantamos porque llueve sobre el surco

y somos militantes de la vida

y porque no podemos ni queremos

dejar que la canción se haga ceniza.

Mario Benedetti, (Uruguay 1920-2009)

Anuncios

Corrección: Es el próximo viernes 13 (estaba impaciente y ya pensé que era el pasado) se estrena en España la nueva película del director Fernando Meirelles “Blindness“. “A ciegas” es una película basada en la obra del escritor portugués José Saramago “Ensayo sobre la ceguera” publicada en 1995.

"A ciegas" cartel de la película de Meirelles


La adaptación al cine de una obra de Saramago supone un desafío inabarcable incluso para el que sólo imagina cómo se habrá hecho. Sin embargo anticipo que este nuevo proyecto del director brasileño desemboca, con gran acierto del guionista y de la producción, en una obra audiovisual admirable y muy muy muy recomendable.


Aquéllos que hayan leído a Saramago y en concreto “Ensayo sobre la ceguera” sabrán lo que quiero decir. La lectura que ofrece el portugués en sus divagaciones intelectuales y exhaustivas reflexiones, es convexa: un ejercicio intelectual que invita a la meditación y que conduce tranquilamente al escepticismo. Esta novela es inquietante ya que expone una situación límite ante la que el hombre desentierra los instintos más primitivos. Es una parábola de matices filosóficos bastante compleja que sirve de crítica al consumismo. Es Saramago.


Porque toda referencia anterior supone expectativas (buenas o malas), sabiendo que está basada en el reconocido título del Premio Nobel, pueden pasar dos cosas: que decepcione enormemente o que impresione hasta la admiración. Además el séptimo arte tiene una carencia importante frente al arte de la palabra y es algo tan relativo como el tiempo. Y en este caso ésta es la principal cuestión que debe resolver Meirelles ya que frente a la palabra analítica de Saramago el cine debe ser sintético. Lo resuelve. Es Meirelles.


En reiteradas ocasiones había denegado Saramago la venta de sus derechos de autor para una adaptación cinematográfica. Este cauto celo sobre su obra es respetabilísimo y anecdótico a su vez, ya que, según palabras de este autor, después de muchos “no” dijo un “sí” simplemente porque le gustó la cara del productor y el guionista de “A ciegas”: Niv Fichman y Don McKellar. Éstos propusieron la dirección a Meirelles (uno de los que había obtenido uno de los “no”). Saramago vio “Cidade de Deus” y también le salió un “si” y sólo puso  una par de condiciones: que el escenario de la película fuera un país no reconocible para el espectador y que el perro de las lágrimas fuera un perro grande. Por su parte, Meirelles buscó un enfoque alegórico distinto, trabajó con un reparto internacional, rodó en inglés para que fuera más universal y al contrario que el contexto original, creó un escenario contemporáneo para acercarnos a esta apocalipsis.


No tiene sentido explicar el “core” de la obra porque ello es parte de la experiencia de leer la novela. No voy a contar qué pasa porque para eso merece la pena ver la película. No digo más porque cuando no hay nada que decir lo mejor es callarse.


Ayer me rescató mi querida amiga Patricia Ruiz de Navamuel de un montón de pensamientos oscuros nacidos en un día especialmente triste, para llevarme, desafiando las inclemencias meteorológicas, a la Fundación BBVA (Paseo de Recoletos 10), con el fin de visitar la exposición titulada, de manera un tanto equívoca en mi opinión “Obras Maestras del Museo de Montserrat. De Caravaggio a Picasso”.

Sinceramente, al principio no me pareció muy buena idea, porque, sin ánimo de ofender a nadie, los pintores catalanes del “grupo” Nonell, Rusiñol, Meifrén no es que alegren mucho la vida a una… de hecho, con un día tan triste y frío, si después de la visita pusieran un stand de “Bricomanía: córtese Usted mismo las venas”, seguro que más de uno se apuntaría.

Estábamos en esas Patricia y Servidora, cuando surgió el milagro, a la caza del cual siempre los aficionados visitamos estas exposiciones misceláneas: dos cuadros de Picasso titulados “El Monaguillo” y “El viejo pescador”, respectivamente, y vaya por delante que Picasso no es mi pintor favorito ni mucho menos: siempre me ha dejado un poco fría, excepto el “Guernica”, claro.

el-viejo-pescador

Picasso pintó “El viejo Pescador” con ¡¡¡13 años!!!…. de verdad que es de lo más increíble que he visto en mi vida… yo creo que si un hijo mío con 13 años pintase algo de este nivel, pensaría que había sido inseminada por un extraterrestre, o llamaría a un exorcista para que echase un vistazo al niño…. ¡qué pasada, amigos!… ¡qué ojito el de la criaturita, y qué mano!… para encontrar el tratamiento de la luz en la camisa del viejo hay que remontarse a los “grandes”, como el propio Caravaggio, por ejemplo. No exagero: sí es para tanto.

monaguillo

¿Y qué decir de “El Monaguillo”? Sencillamente, sólo se me ocurre el mejor piropo que se puede decir a un cuadro (y tengo alma de albañila para los piropos, según dicen): que me encantaría tenerlo colgado en mi casa para verlo continuamente. Si queréis ver cuadros de Picasso joven, adjunto un link bueno: http://pintura.aut.org/BU04?Autnum=11.104.

Dicho esto, me pregunto: ¿realmente valoramos los españoles el hecho de que se nos facilite el acceso a estas obras de manera gratuita? ¿alguien agradece al BBVA que se gaste el dinero en esto? y quien dice el BBVA, dice Mapfre, que tiene la exposición de Degas al otro lado de la calle, Cajamadrid la de la Primera Guerra Mundial (infinitamente mejor que la del Thyssen, y esta encima no es gratis), etc., etc….. ¿creemos que esto es natural y que tenemos derecho divino a ello? Pues, queridos, si alguien piensa eso es que ha viajado muy poquito….

Es un tremendo defecto de los españoles el no valorar lo bueno que tenemos, que es MUCHÍSIMO, amigos, M-U-C-H-Í-S-I-M-O. Por eso, conviene, además de poner a parir a todo lo que se mueve, agradecer las cosas bien hechas, y valorar el dinero que se gastan las empresas mencionadas y muchas otras (y por favor: que nadie me venga con ese absurdo argumento de “ya nos lo sacan por otro lado”), además de otras cosas como la firma electrónica gratuita emitida por la Fábrica Nacional de Moneda y Timbre, o el brutal nivel de informatización de la Agencia Tributaria o de la Oficina Española de Patentes y Marcas, por ejemplo… y sin olvidar “esos pequeños detalles” como ser protegido por la Policía Nacional y la Guardia Civil (y el que quiera comparar y pasar miedo con los polis que vaya a EE.UU. y cometa un super-delito como fumarse un porro en la calle, por ejemplo), como que nos operen gratis hasta de cambio de sexo, etc., etc… es decir: España es un país EXTRAORDINARIO, y no sólo por la juerga, la comida y los paisajes.

Por cierto: si alguien se anima a visitar la exposición, recomiendo que se fijen especialmente en un Romero de Torres que quita el hipo, los retratos de Ramón Casas, y el cuadro seleccionado como portada del catálogo… ah! y si alguien sabe qué hace un grupo de chinos en un retablo de Berruguete, por favor, que no deje de escribir para contárnoslo, que mi amiga Patricia y yo estamos perplejas…. 🙂

pequena-bailarina-byn4Degas presentó en la exposición impresionista de 1881 su maravillosa escultura “pequeña bailarina de 14 años”. Esta escultura posee coloración natural, fue peinada con cabello auténtico y vestida con ropa de ballet: tutú y zapatillas… y un lazo de satén de color rosa. Por si el hiperrealismo no fuera suficiente, la niña fue además presentada en una vitrina, como si de un especimen se tratara.

Esta obra no dejó indiferente a nadie: la crítica puso a Degas por los suelos, acusándole de cuestiones tan peregrinas como “cosificar” a una niña, dándole un carácter antropológico o naturalista, de representarla “como una bestia”, “como un simio”, dotándola de un rostro “en el que todos los vicios imprimen sus odiosas promesas, como una marca de un carácter particularmente vicioso”. Incluso se acusó a Degas de poner a la niña cara de Azteca, lo que extraña que ni siquiera fuese políticamente incorrecto en aquella época. La niña se llamaba en realidad Maria von Goethem, y Degas realizó un retrato de ella auténtico, que fue posteriormente deformado, como se ha demostrado mediante radiografías. Bastante extraño… ¿o no?

El motivo de que la niña tuviera esa cabeza y cara tan extrañas no era otro que el hecho de haber sido esculpida siguiendo al pie de la letra los cánones del rostro criminal, según los estudios antropomórficos tan de moda en la época. De hecho, Degas colocó la bailarina entre dos retratos de dos de los más famosos asesinos de la época, con los que compartía al parecer rasgos evidentes.

Degas quería representar cómo bajo la aparente inocencia del rostro de una niña de 14 años se encontraba el germen del vicio que iba a desarrollar en su madurez, pero que ni siquiera ella sabía que existía; se trata de una niña irreversiblemente inmersa en un mundo de maldad cuyo destino desarrollar una bestialidad que ya late en su mirada.

Se trata de una genialidad, sin duda alguna, que nos lleva a uno de mis temas favoritos: el de las caras del mal, o ¿cómo se podría distinguir por sus rostros a esas bestias que se mezclan entre nosotros haciéndose pasar por nuestros semejantes? Si hubiera un modo de distinguir el rostro del mal, las cosas nos irían mejor a todos… ¿cómo es posible que un individuo como el tal Txeroki parezca un chico normal, de los que te encuentras en cualquier bar tomándose una caña con los amigos?

En cualquier caso, ahora que sabéis lo que esconde la bailarina, miradle nuevamente la cara con atención…. 😉

pequena-bailarina

Archivos

Anuncios