You are currently browsing the tag archive for the ‘Marca’ tag.

Ahora que llega septiembre y sus famosas colecciones por fascículos en quioscos, aquí tenemos una para los amantes del cine: la obra más conocida de Edgar Rice Burroughs llevada al cine: “Tarzán de los monos”.

 

En la gran pantalla desde 1918 (entonces cine mudo) la entrega más conocida es la dirigida por Van Dyke en 1933. En la historia del cine hay un montón de “Tarzanes” pero es éste, interpretado por el nadador alemán Johnny Weissmüller, es el que reconocemos como Tarzán. Weissmüller fue un aficionado a los cantos tiroleses, y hay quien mantiene que quizá ahí esté el origen del famoso grito de Tarzán.

 

El grito del hombre de la selva es un sonido singular que todos reconocemos. Ya a principios de noviembre de 2007 nos llegaban ecos de una lucha que los herederos de su creador mantenían 8(desde hacía diez años) para registrarlo como marca y así adueñarse de su uso en sintonías para móviles u otras obras. Entonces supimos que por muy reconocible que pudiera ser ese sonido, la Oficina de Registro de Marca Comunitaria (OAMI) no reconocía el grito como marca. La OAMI se mantuvo firme y  argumentaba que el sonido no cumplía varios criterios para ser registrado. Para empezar porque no se podía reconocer si era de un animal o voz humana. A este respecto hay diferentes y variopintas teorías. 

 

Los Burroughs habían presentado en su solicitud dos imágenes: una era de la onda del sonido y la otra era un espectrograma: un gráfico de las frecuencias del grito. La OAMI adujo que el espectograma no explicaba con claridad el sonido y el grito tampoco podía ser transcrito a notas musicales. Sin embargo los herederos no se rinden y aseguran que sí que es reconocible. A finales del 2007 registrar el saludo de la jungla era imposible, al menos para los herederos de Burroughs.

 

Por otra parte, la gallega Ángeles Durán comenzó a trabajar en la partitura convencida de que todo sonido se puede representar con una nota musical. Le llevó año y medio y finalmente ha podido escribir el grito en un pentagrama. Tras haber comprobado que nadie lo había hecho previamente y antes de que alguien se apropiase de su idea, lo ha registrado en la SGAE. Lo hizo en cinco pistas diferentes reflejando todos los tonos en los que el alemán interpretaba el grito.

 

Parece ser que los Burroughs acogieron la noticia con bastante interés y quedaron en ponerse en contacto con ella. Podría ser que valorasen si insistir en la frustrada marca ahora que hay una partitura registrada. Demostrado ya que se puede transcribir a notas musicales la llamada de la jungla quizá interese a los herederos apostar de nuevo por su registro…

Continuará en la tercera entrega.

Anuncios

Érase una vez una Juez muy fashion-victim…

…que gobernaba cierto Juzgado de Instrucción de una zona residencial de Madrid, a cuyo Juzgado que para mi desgracia, entró por reparto la Instrucción de un (presunto) Delito contra la Propiedad Industrial.


Se trata de la (presunta… qué pereza esto de “presunta” ¿no?) imitación de unos diseños de ropa de cierta marca británica, muy de moda en U.K. gracias a su uso por David Beckham, que astutamente fueron “fusilados” por un próspero empresario español, quien los vendía en su tienda con fabricación asiática, algodón de “chichinabo” y sin pagar un duro a Beckham, y, por lo tanto, mucho más baratas que las originales, que es lo que la gente, incluida nuestra Jueza, quiere: llevar la camiseta de Beckham por dos duros.


Vaya por delante que la denuncia y consiguiente intervención policial en las tiendas del denunciado se produjo con la impagable ayuda de la Brigada Provincial de Madrid de la Policía Judicial de Delitos contra la Propiedad Intelectual e Industrial, sin cuya ayuda no sé qué sería de cuantos nos dedicamos a esto de la Propiedad Intelectual y/o Industrial, sinceramente, ya que probablemente somos los Abogados más incomprendidos del planeta. De hecho desde el canon digital, puede que tengamos que ir con casco y escudo a los Juzgados, pero eso es otro artículo…


La declaración de imputado fue ¡¡¡¡UN AÑO DESPUÉS DE LA INTERVENCIÓN POLICIAL!!!!, lo que dicho sea de paso, me pone en una situación bastante difícil con mi cliente inglés (V. artículo de Larra).


Llegado el día de la declaración, el imputado resultó ser un tipo bastante despreciable y de baja estofa que entró directamente caminando “con el tumbao que tienen los guapos al caminar” y tuteando a todo el mundo, incluida la Jueza, o sea: el típico jeta.


Cuando empezó el acto esta Letrada alucinó en silencio (cómo entendéis esta sensación, compañeros….!!!) ya que “Ella” (la Jueza), comienza a mascullar algo así como

Ella: – Usted está aquí porque se le imputa un delito por falsificación de marcas, bueno, no, de, estooooo….. (Ahora agarraos a la silla) Ella mira al tipo que la tuteaba y le dice “hummm…. esto no son marcas…ni patentes ¿qué son? ¿modelos o algo así?”

Yo: – Señoría!!!! No puede Usted preguntar al imputado cuestiones jurídicas!!!!

Ella: – Bueno, bueno, Letrada, seguimos….

El otro (crecidísimo, claro) a la Jueza: – Mira, esto no son falsificaciones, esto es super-legal (sic) porque bla, blá….cháchara tostón de 5 minutos.

A todo esto, yo estaba de pie, porque tanto el imputado como todo el órgano judicial tenían sus sillitas, pero yo tenía que cargar el peso alternativamente sobre mis tacones, mientras intentaba que por lo menos a mí no me tuteara el sujeto en cuestión.

Sigue el otro: – Claro, es que esto son tendencias de moda, es como cuando se lleva por ejemplo…. ejemplos y más ejemplos, saca revistas, protesto y ni caso, sigue el rollo…. Zzzzz…. Balanceo en los tacones… y…. de repente oigo:

El otro: – Claro, es que es como eso que tú llevas: esa camiseta de DOLCE Y GABANA es falsa, ¿no?

Ella: –

El otro: – Entonces me entiendes perfectamente…


Os prometo que casi me estallan los globos oculares de la presión… ¿qué podía hacer? Deduje rápidamente que entre la NULA idea que tenía tanto de Propiedad Intelectual, como Industrial, como de procesal penal (porque lo de preguntar el tipo penal al imputado es para nota, colegas…) tenía que ser una Jueza sustituta, y decidí en ese mismo instante poner mi grito en el cielo, o sea, una denuncia, al Consejo General nada más volver al Despacho. Bien, pues mira por donde es la titular y creo que me debo callar so pena de perjudicar a mi cliente… que, por cierto, empieza a sospechar que le estoy timando, porque ni siquiera me proveen el escrito pidiendo Diligencias de Investigación. Además, todo esto no está grabado, con lo que sólo dispongo de mi palabra, y así vamos mal….

Y yo me pregunto y os pregunto ¿es normal que una Jueza se presente a tomar declaración a un imputado por una defraudación de diseños de camisetas con una camiseta falsa? ¿y que lo diga?….

Y otra cosa: ¿¿¿¿¿¿por qué sólo se graba en civil y no en penal???????

Esto fue así, y así os lo he contado.

Archivos

Anuncios