You are currently browsing the tag archive for the ‘Redes sociales’ tag.

ASIFA, la Asociación Internacional del Film de Animación, celebró en 1980 una Asamblea General Extraordinaria en Zagreb donde se adoptó una definición para la animación: «El Arte de la animación es la creación de imágenes en movimiento por medio de la utilización de diferentes clases de técnicas, con la excepción de la toma de vistas directa». La producción de una película de animación desde el primer dibujo hasta su distribución es una gesta. La creación resulta del trabajo de artistas y técnicos multidisciplinares cuya interrelación es directamente proporcional al número de documentos que se cuidan con precisión en el gabinete jurídico. Por otra parte es un género apreciado y siempre resultan trabajos bonitos al margen de la duración o del fin de la animación.


El año pasado hubo una merecida entrada de animación con «Wall-E», película genial y brillante de la factoría Disney/Píxar. Era un película esperada: la estudiada estrategia de marketing fue muy buena pero aún así consiguió emocionar, sorprender, seducir… Las críticas respondieron entusiastas al que ya es un clásico. En España, fueron a verla al cine 1.938.621 espectadores y alcanzó una recaudación de 10.672.114,78 de euros (según datos del MCU). Fue la Mejor Película Animada obteniendo el Oscar, el Globo de Oro y el Bafta. A pesar de la falta de reconocimiento de su música está claro que el conjunto se hizo su sitio en la Historia de la Animación. Apuntar que hay otra entrega en cartel este verano. Si bien la fascinación por “Wall-E” es por lo de pronto, irrepetible, «Up» está teniendo una buena acogida en las taquillas españolas. De nuevo la técnica se pone al servicio del entretenimiento para producir una película entrañable y fresca para todos los públicos.


Si bien la marca «cine español» no abre puertas en la industria y ante una propuesta de cine de animación español todavía puede haber escepticismo, lo cierto es hay muchos nombres de españoles en el sector de animación y los resultados lo van demostrando. Es cierto que muchos, muy válidos, se han ido a grandes estudios pero cada vez es menos “necesario”. El cine de animación goza de buena salud en España. Según un estudio realizado por BoxOffice.es en abril, no sólo las producciones animadas españolas y europeas tienen más aceptación que las de imagen real. Los estrenos duran más en cartel y las ventas internacionales son mucho más fructíferas siendo un 20%/30% de los ingresos. Por otra parte también su rendimiento es mejor una vez que se pasa a distribuir en DVD.


Actualmente España figura como uno de los tres países europeos en los que más se produce. Ahora se está intentando diversificar más la producción y llegar al mercado de adultos. En medio de estas iniciativas hay un desfío del que estamos pendientes, una superproducción española en animación: «Planet 51».

Planet 51

Planet 51


La película, de Ilion Studios (Alcobendas, Madrid), invierte nuestro concepto de invasión alienígena. En este caso es un astronauta el que altera el Planeta 51 donde todos son verdes. Ya se ha vendido en todo el mundo y Sony se encargará de distribuirla. Ni la estrategia de comunicación y marketing será descuidada, «Planet 51» saldrá acompañada de un videojuego, de juegos para móviles, muñecos, libros, camisetas y la mercadotecnia más amplia que se pueda imaginar. Los acuerdos publicitarios son a lo grande: hasta la NASA ha cedido su logo.


La tecnología sirve a la animación de la misma forma que la animación sirve a la tecnología. Así hace poco más de un año, a Yair Landau antiguo ejecutivo de Sony se le ocurrió un corto animado construido a base de escenas enviadas desde todos los puntos del planeta. Inspirado por la filosofía wiki y con herramientas como las redes sociales, tomó Faceboook como centro de operaciones. Hasta 57.000 personas de más de 100 países se unieron a Mass Animation y 17.000 se descargaron la aplicación para participar en el proceso de selección. Los finalistas fueron 51 animadores de entre 18 y 48 años de 17 países diferentes.

Live Music

Live Music

Se centralizaron en Dallas para en seis meses obtener «Live Music» corto sobre la relación romántica entre una guitarra eléctrica y un violín. Cada animador finalista ha obtenido 500 $ por escena y la inclusión en los créditos de un proyectpo que marca historia virtual. El coste final es de un millón de dólares y ya sabemos que precederá al estreno en EEUU de «Planet 51» el 20 de noviembre de 2009. En España el estreno de «Planet 51» será el 27 de noviembre en 500 salas. Según el productor ejecutivo de Ilion, esperan recaudar unos 20 millones de euros en España y 200 millones en EE.UU: una gran apuesta de la emprendedora empresa española.

Anuncios

Desde el 2004, el Foro de las Evidencias Electrónicas, organizado por Garrigues, se ha celebrado para congregar y detener a los técnicos y juristas en el progresivo e imparable entorno de las tecnologías avanzadas, proponiendo el diálogo y el intercambio de impresiones. Desde entonces, la sociedad de la información ha sido tratada y analizada por responsables del mundo jurídico y expertos afines, desde la perspectiva de la seguridad jurídica. Actualmente, este encuentro anual se ha posicionado como el “think tank” pionero en evidencias electrónicas, contenidos digitales y nuevas tecnologías. Los reconocimientos no son sólo por parte de los participantes que realmente disfrutan de la experiencia caleidoscópica ante una realidad que desafía las ciencias que conocen.


La sexta edición ha tenido lugar el pasado 3 de junio en los Teatros de Canal y hemos de dejar evidencia electrónica para tener una referencia para el año que viene que nos permita reconocer los puntos protagonistas de esta sexta entrega. Debido a que cada vez más, todo es electrónico, este año se cambió el formato como necesidad de la madurez del encuentro. Los paneles de diálogo se sucedieron durante todo el día pincelando de forma esquemática y ordenada los puntos más relevantes de una actualidad cambiante. En un formato televisivo, por supuesto con recursos digitales suficientes, los diferentes expertos intercambiaron impresiones, enfrentaron opiniones y complementaron conocimientos.


Respecto al año anterior hubo diferencias muy relevantes: la asistencia, cada vez más y mejor; el interés suscitado por la agenda acorde con la realidad y la diversidad de ponentes, la amplitud de la propuesta, el desafío del propio tema… todas ellas son razones para tener este encuentro muy en cuenta:


La tecnología cambia el mundo, y lo hace con sus luces y sombras. El Derecho siempre ha regulado las relaciones sociales. Desde hace años somos conscientes del vertiginoso desarrollo que están teniendo las tecnologías y cómo éstas influyen  de forma directamente proporcional en dichas relaciones. Las nuevas tecnologías se han ido descubriendo y ahora despliegan sus herramientas y utilidades exhibiendo un horizonte desafiante para que el Derecho pueda seguir sirviendo a la sociedad con la diligencia y precisión que se le exige.


La tecnología es la inteligencia aplicada a ampliar sus posibilidades. En este proceso hay un intervalo peligroso donde ante una situación nueva el Derecho debe adaptarse. Consecuentemente, en este nuevo proceso de ajuste, existen lagunas legislativas. Los bienes jurídicos protegidos hasta ahora, se revelan: la intimidad toma una nueva dimensión. La propiedad ya no es una porque hay otra propiedad (intelectual) natural del entorno. Las fronteras no terminan geográficamente; más allá de la realidad está la virtualidad. Todo se digitaliza, y hasta la identidad tiene ahora su Mr. Jekyll: el anonimato electrónico (Art. 401 CP). A  mayores posibilidades, mayor ha de ser la garantía de seguridad jurídica. Sin embargo las conclusiones de los expertos técnicos nos ha mostrado que la actividad forense no acaba con la recolección de pruebas y de nuevo ha de irse más allá.


Si el año pasado, las redes sociales eran futuro, este año eran cuestión recurrente ya que son conocidas y utilizadas a un nivel que provocan controversia. Las redes sociales se han convertido en una forma de generar identidad y han sido aceptadas con naturalidad en diferentes entornos. ¿Son una amenaza?  En una sociedad que da el salto al mundo digital, hay situaciones en los que la identidad digital parece superar la individual y éste es un límite recién descubierto.


Esta nueva dimensión hace necesario desarrollar nuevos métodos con los que medir una realidad diferente a la hasta ahora conocida. Por eso la biometría es una de las disciplinas al servicio de los nuevos desafíos de la autentificación. A su vez las nuevas relaciones personales y el entorno comercial necesitan nuevos sistemas de custodia y generación de evidencia electrónica que sirvan de entorno seguro a los negocios jurídicos. Así nacen las terceras partes de confianza cada vez más aceptadas en el entorno empresarial.


En el VI Foro de evidencias electrónicas se contaron las verdades prometidas. Los encuentros y desencuentros entre las partes interesadas resultaron estimulantes. A pesar de los brotes verdes que se apuntaban al inicio del Foro, los retos tecnológicos y jurídicos fueron, como cada año, precisados y discutidos.


Con la misma conclusión que los propios anfitriones del Foro concluimos esta entrada hasta una séptima edición: “La sospecha es psicológicamente más efectiva que la evidencia” (Bernardo Nante). Hay mucho por hacer en el Nuevo Mundo del s.XXI.

El Día por una Internet más segura se organiza cada año desde 2004. Se celebra en más de 50 países de Europa y del resto del mundo. Este año se celebra hoy, 10 de febrero. Las acciones que llevan a cabo las instituciones involucradas se centran en proteger a los jóvenes, más vulnerables a los riesgos que entraña la Red, para que la necesidad de seguridad se salve con educación. La campaña, de 55 millones de euros, se destinará a luchar contra la propagación de contenidos racistas o de pornografía infantil en la Red y evitar las conductas delictivas como el acoso escolar.


Hoy, en el Día para una Internet más segura, se ha firmado el primer acuerdo europeo sobre las redes sociales. Diecisiete de las empresas más importantes de la web han firmado por primera vez un acuerdo europeo para mejorar la seguridad de los menores de edad que utilizan sitios de redes sociales. La finalidad es educar y capacitar a los adolescentes para enfrentarse a los riesgos que puedan encontrar en línea, principalmente, el ciberacoso o la revelación de información personal.


La utilización de redes sociales, según datos manejados por la Comisión Europea, aumentó durante el año pasado en Europa en un 35 %, y se espera que se incremente en más del doble, hasta alcanzar los 107,4 millones de usuarios de aquí a 2012. Como ya comentamos alguna vez, el reconocimiento a la influencia de las redes sociales en las nuevas generaciones es fundamental. Son un reconocido fenómeno socioeconómico emergente que atrae a 41,7 millones de usuarios habituales en Europa y están cambiando el modo en que interactuamos en la Red. Para que estas redes sociales puedan seguir creciendo dado a su potencial para prosperar en Europa, es preciso que los jóvenes se sientan seguros cuando amplían sus redes.


Las redes sociales en Internet más importantes de Europa se han reunido hoy por primera vez, a fin de reconocer su responsabilidad y determinar los riesgos potenciales que pueden encontrar en sus páginas los menores de edad. Algunos de estos riesgos son el ciberacoso (acoso a los niños en sitios de Internet o a través de mensajes de móvil), la captación de menores (cuando un adulto trata de hacerse amigo de un niño con la intención de abusar sexualmente de él) y comportamientos arriesgados, como el de revelar información personal. La finalidad es (I) limitar estos riesgos con diferentes medidas que garantizan las opciones de privacidad y (II) que las herramientas a estos riesgos sean fácilmente accesibles en todo momento. Los sitios de redes sociales informarán a la Comisión antes del final de abril de 2009, sobre las políticas de seguridad que adopten a título particular y sobre cómo pondrán en práctica lo acordado hoy.


Queremos destacar la fecha, el motivo, y este buen ejemplo de autorregulación de la industria. Algunas iniciativas similares en este ámbito son la guía sobre redes sociales publicada por el Ministerio del Interior del Reino Unido (Social Networking guidance, 28th April 2008) y diferentes acuerdos suscritos entre Myspace y Facebook con 49 fiscales generales estatales en los Estados Unidos. Es muy importante, no sólo para los jóvenes sino para todos los usuarios, que podamos saber fácilmente quién puede ver lo que colgamos en línea: si sólo amigos o todo el mundo.

Hay muchos creyentes que afirman que el origen de todo esto está en la “Teoría de los Seis Grados de Separación” de la que, sea dicho de paso, hay patente en EEUU. Según esta teoría toda la gente del planeta está conectada a través de no más de seis personas. Para el usuario básico es lo que los demás mortales llamamos “Teoría del mundo es un pañuelo” o, como dice la generación anterior,” ¡Qué pequeño es el mundo!”.

 

Las redes sociales, Myspace y Facebook, son fenómenos recientes y cada vez más populares. Al menos, cada vez se habla más de ellos. Hay otras más o menos conocidas y más o menos cuestionadas: la española Tuenti, Hi5, Flickr… pero podemos decir que toda esta idea de los perfiles y los afines tiene su contemporáneo culmen en MySpace, Xing y Facebook.

 

El impacto es realmente llamativo como fenómeno social ya que llegan a ser una alternativa frecuente de trato social, de estar en contacto, de crear y acumular amigos, de establecer contactos de segundo nivel. Marcan a su manera, un hito más en esta reciente época de las telecomunicaciones y la realidad digital. De nuevo, para que el usuario básico vea lo extraordinario y sorprendente que es este fenómeno, tienen perfil Facebook: el vecino, el amigo, políticos como Esperanza Aguirre, mitos como Jim Morrison y estrenos de películas como la última Ben Stiller, Tropic Thunder.

 

Por otra parte, nos damos cuenta que el usuario de estos sitios no tiene que ser un avanzado en esto de la Web. El acceso a un ordenador y a Internet es algo de lo más común en casa y en el trabajo, por lo que cada vez son más los que cuelgan su perfil, sus preferencias políticas y religiosas, sus fotos, sus comentarios, su nombre, su fecha de nacimiento, sus gustos de música y cine, sus marcas… sus fotos! Al final, nos damos cuenta que estas páginas poseen mucha información voluntariamente ofrecida por los usuarios. ¿Pero saben los usuarios las dimensiones reales de la Red? ¿Cuántas vueltas dan sus datos? ¿Dónde y a quién llegan? Ellos los facilitan y en parte los manejan, ¿pero es real o suficiente ese control del propio usuario?

  

Según una propuesta aprobada en el Parlamento Europeo sobre el derecho a la intimidad en la red, este material debe someterse a la legislación europea de protección de datos. Aunque páginas como Facebook están sometidas a las legislaciones nacionales, no existe hasta ahora claridad sobre la protección de datos en toda la UE. Por ello, la Eurocámara propone una norma para la protección de los datos personales en Internet.

  

En un principio estas redes tienen un objetivo lúdico e inofensivo: mantener en contacto personas con intereses afines. Teniendo en cuenta lo vertiginosa que es la era digital,  entendemos que en busca de prestaciones técnicas más competitivas, las redes sociales no han tenido en cuenta los detalles jurídicos en un entorno de tal naturaleza. Pero por un momento… pensemos: no sólo es la información de carácter personal. Resulta que el usuario de hoy en día es activo, ya no entra en Internet para absorber o consultar sino que aporta y ofrece.  De hecho, suele decorar sus espacios personalizándolos con información y creación. Cuelga, comparte y muestra contenidos de terceros o creados por él mismo: literarios o de arte gráfico, visual y sonoro: melodías, montajes de vídeos, dibujos, fotografías, diseños… de cualquier género teniendo en cuenta las múltiples posibilidades que ofrece hoy la Sociedad de la Información.

 

Este material no está controlado por nadie. Ni siquiera la Ley de la Propiedad Intelectual tiene previsto qué uso y/o abuso se puede hacer de estos contenidos ya que su texto no alcanza esta cobertura debido a su compleja naturaleza. Por otra parte, muchas veces las propias páginas tienen una advertencia legal que los propios usuarios omiten sin conocer su generoso alcance; tanto por las cuestiones de privacidad e intimidad ya comentadas y a las que la Eurocámara sale al encuentro, como en lo referente a los derechos de explotación, reproducción, distribución y comunicación pública (incluidas cesiones) respecto al contenido de su espacio “personal”.

Archivos

Anuncios